jueves, 25 de noviembre de 2010

Ocho medallas del Torrellano en el Trofeo Interprovincial

Noticia y fotografía extraídas de www.diarioinformacion.com
Para ver la noticia en su lugar original sigue el siguiente enlace:
http://www.diarioinformacion.com/deportes/2010/11/18/ocho-medallas-torrellano-trofeo-interprovincial/1066071.html





El Judo Club Torrellano participó el pasado fin de semana [13-14 noviembre], en el Centro de Tecnificación de Alicante, en la primera Jornada Interprovincial Infantil y Cadete Masculino y Femenino de los XXIX Jocs Esportius. La escuadra de la pedanía ilicitana compitió junto a equipos de las provincias de Alicante, Castellón y Valencia consiguiendo nada menos que ocho medallas: Tres de oro, dos de plata y tres de bronce. En la categoría cadete, Mario Fernández subió a lo más alto del podio en menos de 55 kilos demostrando tener un gran futuro por delante. Por su parte, Óscar García se tuvo que conformar con la plata en menos de 66 kilos, mientras que sus compañeros de equipo Leonel Salas, en menos de 60 kilos, y Francisco Fuentes, en menos de 66 kilos, se colgaban el bronce después de realizar muy buenos combates. Mohamed Boutaba, en menos de 60 kilos obtuvo un meritorio quinto puesto. En la categoría infantil, Marina Ortiz, en menos de 44 kilos, e Iraila Del Carmen, en menos de 52 kilos, se colgaban la medalla de oro después de un campeonato espectacular. David Pineda, en menos de 42 kilos, consiguió la medalla de plata, Andrés Tamara, en menos de 42 kilos, la de bronce, mientras que Ana Luisa Pineda, en menos de 44 kilos, Agustín Cortiria, en menos de 38, y Javier Fuentes, en menos de 60 conseguían terminar en quinta posición.

jueves, 18 de noviembre de 2010

miércoles, 17 de noviembre de 2010

domingo, 14 de noviembre de 2010

sábado, 13 de noviembre de 2010

Mario Fernández logra el bronce en Hondarribia


Noticia y fotografía extraídas de www.diarioinformacion.com
Para ver la noticia en su lugar original sigue el siguiente enlace:
http://www.diarioinformacion.com/deportes/2010/11/12/mario-fernandez-logra-bronce-hondarribia/1063948.html




El joven judoca Mario Fernández Herrera, que pertenece al Judo Club Torrellano, consiguió de forma brillante la medalla de bronce en la categoría cadete de menos de 55 kilos del XIX Torneo Internacional y la Copa de España celebrada en Hondarribia. Con este resultado, el deportista ilicitano continúa al frente del ranking nacional de su categoría.

Mario Fernández ganó los tres primeros combates de las eliminatorias y se clasificó para las semifinales. En la lucha por la final perdió ante el representante del País Vasco, lo que le relegó a combatir por la medalla de bronce. En el último enfrentamiento ante el representante de la Comunidad de Madrid, el judoca del Torrellano consiguió la victoria y subió al tercer cajón del podio recibiendo la medalla de bronce.

Mario Fernández es otra de las más firmes promesas del club de la pedanía ilicitana que dirige Aquilino Fernández y que espera que alguno sea olímpico.

lunes, 8 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010

Cuatro medallas para el Judo Club Torrellano

Noticia y fotografía extraídas de www.diarioinformacion.com
Para ver el artículo en su lugar original sigue el enlace:
http://www.diarioinformacion.com/deportes/2010/11/06/cuatro-medallas-torrellano/1061860.html






El Judo Club Torrellano consiguió una medalla de oro, una de plata, dos de bronce y dos quintos puestos en la II Copa de España cadete e infantil y en el Campeonato Internacional júnior celebrados en el Pabellón El Quirinal de Avilés (Asturias).


En la categoría cadete, Mario Fernández Herrera, en -55 kilos, tras ganar sus cinco combates por "ippon" ganó la medalla de oro rayando un nivel alto. Con este triunfo, Fernández se sitúa al frente del ranking nacional de su categoría. Por su parte, el judoca de Torrelllano Mohamed Boutaba, después de vencer sus tres primeros combates y perder en semifinales con un representante inglés, disputó la repesca ganando dos combates más y en la final por el bronce, perdió por la mínima, teníendose que conformar con la quinta posición.


En categoría infantil, David Pineda, en menos de 42 kilos, consiguió la medalla de plata tras ganar tres combates y perder en la final. Por su parte, su hermana Ana Luisa Pineda, en menos de 44 kilos, ganó su primer combate, pero perdió los dos siguientes y, al final, terminó en séptimo lugar.


En chicos, Daniel Moreno Ramírez, en menos de 60 kilos, perdió el primer encuentro y fue a la repesca, ganando los tres siguientes combates, lo que le clasificó para la final por el bronce que venció y terminó en tercera posición.

En la categoría júnior, Dámaso Moreno Ramírez, en -60 kilos, después de ganar los tres primeros encuentros por "ippon" perdió en semifinales, por la mínima, con el representante de Cataluña, que llegaba de conseguir la medalla de bronce en el Campeonato de Europa. El triunfo fue para el judoca del Torrellano, que subió al tercer escalón del podio.



miércoles, 3 de noviembre de 2010

"Las Provincias" habla de nuestra deportista olímpica



Noticia extraída de http://www.lasprovincias.es/
Para ver el texto en su lugar original sigue el siguiente enlace:
http://www.lasprovincias.es/v/20101031/comunitat/reina-tatami-20101031.html

LA REINA DEL TATAMI
Isabel Fernández es una de las alicantinas más universales gracias a sus grandes logros en judo y ahora defiende desde la barrera ésta y otras disciplinas en el Consistorio de Alicante.

Isabel Fernández, (Alicante, 1972). Nació en la clínica del Perpetuo Socorro, sus padres vivían en Torrellano, es la número cuatro de una familia de cinco hermanos, tres chicas y dos chicos. Su infancia fue feliz, según me dice. «Vivíamos en una casa en las afueras y lo pasábamos muy bien jugando y corriendo por el campo». En el colegio, cuando estaba en segundo de EGB, tuvo un profesor argentino, Romualdo, que le dijo que tenía condiciones para el judo, «a mí me gustaba también el balonmano, pero probé y a los siete años comencé a practicarlo».
Al final tuvo que elegir entre los dos deportes, «elegí judo porque dependía más del esfuerzo personal, no del equipo, era yo misma la que debía estar preparada». Y se debió preparar muy bien porque a los quince años era campeona de España junior y las competiciones no paraban de sucederse.
Entre Elche y Alicante se decidió por esta última y estudió el Bachillerato en el instituto Figueras Pacheco, «me vino muy bien porque así, a la salida me iba a entrenar al Judo Club de Alicante». En los estudios universitarios le fue de otra manera, «comencé Empresariales, pero no era lo mío, luego pasé a Sociología pero no acabé», lo cuenta con un poco de resignación, «quizás me equivoqué, la formación de una persona es muy importante para la vida», pero su participación, en esos momentos, ya en la alta competición, se lo iba a hacer imposible.
Y le cambia la cara, a felicidad, porque hablamos de las Olimpiadas, «las de Atlanta fueron las primeras y conseguí una medalla de bronce», el ex boxeador Cassius Clay, o Muhammad Alí, encendió el pebetero y no se le olvida a Isabel como le temblaban las manos al hombre. Pero para emociones fuertes las de Sydney en el año 2000. Allí consiguió el oro, «era lo que me faltaba, la aspiración más grande de cualquier deportista», me cuenta que es muy difícil ser seleccionada para ir a unas Olimpiadas, cualquier problema menor les deja fuera, pero llegar allí y obtener un oro es lo máximo.
Sus experiencias son inagotables, «convives con los mejores deportitas del mundo, ves a Gasol o a Nadal y son personas excepcionales y a la vez muy humanas», también señala que en las Olimpiadas todos los deportes son iguales y todas las medallas de cualquier modalidad también.
En Atenas fue elegida como abanderada de la delegación española, «cuando me dieron la bandera fue una cosa excepcional, era la primera vez que la llevaba una deportista, el recorrido se pasó en un segundo con la emoción de ver a tantos españoles y a los Reyes y a mi marido que estaba allí». La anécdota es que no quería soltarla y cuando se la quitaron se puso a llorar de emoción, «me faltó una foto con mis compañeros», pero la organización fue inflexible. Obtuvo un quinto puesto que ya le supo a poco, aunque sea también una proeza llegar hasta ahí. Y por último en Pekín, después de quedar subcampeona del mundo en Brasil, un problema físico la dejó fuera en las primeras rondas.
A los treinta y seis años decide retirarse, «mi marido y yo queríamos tener un hijo y así lo decidimos». Isabel se había casado a los veinticinco años con quien iba a ser su entrenador, también del Judo Club Alicante, «una persona que comprende la vida de un deportista y que renuncia a vivir de otra manera, menos salidas los fines de semana, viajes, concentraciones y todo lo que requiere la alta competición». Lo conoció a los doce años y llegaron, en edades tempranas, a competir frente a frente, «me ganó él», dice sonriendo.
Dentro de muy poco su hija Sara cumplirá un año. «Es lo mejor que me ha pasado», me dice, y se olvida de las medallas en ese momento.
Desde el año 2007 es concejal en el Ayuntamiento de Alicante, «me llamó Luis, al que conocía después de muchas veladas del deporte, me lo propuso y acepté». Primero estuvo en la Concejalía de Vivienda y ahora en Deportes, «es otra visión de la realidad deportiva, quieres llegar a todos y no siempre se consigue, pero se intenta, en tiempos de crisis es más difícil», le gusta esta actividad porque fomenta y divulga el deporte base. No sabe si repetirá, «de momento hasta mayo yo sigo trabajando».
Después de ganar dieciocho kilos con su embarazo se propuso perderlos, «no me había planteado nada en serio, solo recuperar mi peso» y en mayo pasado se puso a entrenar por las tardes. En agosto viajó a Miami a una competición y decidió salir, «el kimono de competición me sentó fenomenal» y tanto, obtuvo un bronce. Después fue en la ciudad inglesa de Birminghan donde obtuvo otro, en Rotterdam no pudo por otra pequeña lesión, así que le han venido las dudas, a sus treinta y siete años, de si prepararse o no para ir a Londres, a las próximas olimpiadas, «tengo que probarme en una alta competición y decidiré, antes no, si voy será porque tengo posibilidades», afirma rotunda.
Me cuenta que el judo es un deporte de contacto entre dos personas que usan unas determinadas técnicas pero, «para mí el judo ha sido todo, me lo ha dado todo, ha sido mi vida», así ha conocido a su marido, a sus amigos, a grandes deportistas, otras culturas, ciudades y ha realizado sus mejores sueños.
Pero Isabel también ha dado, sobre todo, ilusión a muchos cuando la hemos visto enzarzada en la lucha, con ella el judo dejó de ser oriental para ser algo muy nuestro y, conociéndola ahora, no me extraña.